Agricultura

Andalucía es uno de los líderes Europeos en la producción agraria. El campo andaluz ha evolucionado en los últimos años incorporando avances y nuevas tecnologías que han llevado a la modernización del sector. El aceite de oliva, las frutas y verduras, la vid del Marco de Jerez o el trigo, son parte del paisaje y gastronomía de esta tierra. Dicho esto, mención especial se merecen el trigo, la vid y el olivo. Tradicionalmente se les ha denominado como la ´triada o trilogía mediterránea´ debido que a través de ellos se producen los tres alimentos básicos de la alimentación de la región: el pan, el vino y el aceite de oliva.

 

En la provincia de Cádiz se produce una gama fantástica de productos agrícolas. El trigo y la vid se cultivan fundamentalmente en las comarcas de la Costa Noroeste y la Campiña de Jerez. Los vinos del Marco de Jerez, su exquisito vinagre, y la manzanilla de Sanlúcar de Barrameda son reconocidos mundialmente y poseen sus propias Denominaciones de Origen (“Jerez-Xérès-Sherry”, “Vinagre de Jerez” y “Manzanilla – Sanlúcar de Barrameda”) con el propósito de salvaguardar su calidad y sabor único. En la comarca de la Sierra de Grazalema predomina el cultivo de olivos. En los municipios situados en el litoral, en pequeñas parcelas y, en muchos casos, aún de forma manual, los agricultores cultivan frutas, verduras y hortalizas que una vez abastecida la propia familia, venden a cooperativas y en los mercados locales. Debido al tamaño y la forma artesanal con la que se tratan los cultivos, estos podrían ser calificados como completamente ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.

 

A las pequeñas parcelas de cultivos cercanas a la playa se le llamaba Navazos. Especialmente importantes fueron los de Sanlúcar de Barrameda. En el municipio de Rota a esta práctica se le ha denominado tradicionalmente como mayetería. En ellos se cultivan patatas, tomates, pimientos, cebolla, ajo, habas, chícharos, habichuelas verdes, sandías, melones, calabazas, higueras, membrillos y vides, entre otros. Municipios como Chiclana y Conil de la Frontera son referentes provinciales en el cultivo de verduras, frutas y hortalizas. Sus plazas de abastos o centrales lucen cada día productos frescos en puestos cuyos propietarios son también en muchos casos, los propios agricultores.

 

Los mercados de abastos o centrales de los municipios de la provincia de Cádiz son lugares muy concurridos por locales y turistas. El ambiente es agradable y los productos frescos, naturales y de la más alta calidad. Sus edificios suelen estar en lugares privilegiados de la ciudad y, aunque la mayoría han sido remodelados, su arquitectura recuerda a tiempos antiguos. En ellos se venden principalmente fruta y verdura, pescado y marisco, carne, y especias con los que condimentarlos.

Share: