Brandy de Jerez

La palabra Brandy proviene del término holandés brandewijn, cuyo significado literal es “vino quemado”. Durante los siglos XVI, XVII y XVIII ya existía la costumbre entre las familias bodegueras de consumir aguardiente de vinos añejos. Fue sin embargo, la paralización del comercio a través del Mediterráneo tras la caída de Constantinopla ante los turcos, y la pérdida de Burdeos y con ello el principal suministro de vino de los ingleses, lo que potenció las exportaciones de los Jereces al norte de Europa. Además, paradójicamente el robo por parte del famoso pirata Drake en Cádiz en 1587, de 2.900 botas de vino que más tarde se comercializaron en tabernas inglesas, se convirtió en un excelente medio de promoción de los Vinos de Jerez los cuales ganaron adeptos y aumentaron considerablemente las exportaciones.

Brandy

El Brandy es una bebida espirituosa con una graduación de alcohol entre 36 y 45 grados. El Brandy de Jerez se diferencia de otros brandies por su tradicional modo de elaboración a través de las criaderas y solera, y las características climáticas propias de la región del Marco de Jerez (Jerez, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda). Además, el Brandy de Jerez madura solo en barricas de roble americano de 500 litros de capacidad, envinadas previamente con vinos típicos del Marco durante al menos tres años (Fino, Amontillado, Oloroso, Palo Cortado, Pedro Ximénez, etc). La porosidad del Roble Americano es ideal para la cesión de los sabores previamente absorbidos del resto de Jereces, lo cual tiene una influencia distinguible en el resultado final. El Brandy envejecido en barricas envinadas con vino Fino tienen una tonalidad y matices en su sabor diferentes a los madurados, por ejemplo, en barricas envinadas con Pedro Ximénez.

Para la obtención de un litro de Brandy se requieren destilar aproximadamente tres litros de vino. El Brandy de Jerez se elabora por tanto a partir de las características más profundas y puras de los Vinos de Jerez. Las uvas más utilizada para su elaboración son la Airén y Palomino.

El proceso de elaboración tradicional del Brandy de Jerez en criaderas y solera, consiste en el paso del Brandy durante su proceso de maduración y envejecimiento de las barricas (criaderas) situadas en un nivel superior, a las botas situadas en el siguiente nivel. Al proceso de extracción se le llama “saca”, mientras que la reposición del Brandy procedente de las barricas más jóvenes tiene como nombre “rocío”. Normalmente se utilizan tres niveles denominándose a las botas situadas en los dos superiores, criaderas, y a las botas sobre el albero de la bodega como solera. De las botas situadas en este nivel se produce la extracción final del Brandy listo para el embotellado. El proceso permite que los caldos más viejos eduquen en sabor a los más jóvenes aportandoles los tonos y texturas adquiridos en el transcurso de los años. Al mismo tiempo, los caldos jóvenes aportan la fuerza y vigor que los caracteriza a los más longevos. El sistema de maduración basado en las criaderas y solera es un sistema genuino del Marco de Jerez que cuenta con cientos de años de tradición e historia.

El tiempo transcurrido de maduración es también un elemento fundamental para la obtención de un Brandy excelente. En el Marco de Jerez se diferencian tres tipos.

  • Brandy de Jerez Solera. Es el Brandy más joven y afrutado con un periodo de envejecimiento de al menos seis meses.
  • Brandy de Jerez Solera Reserva. Es el Brandy madurado al menos durante un año en las barricas jerezanas.
  • Brandy de Jerez Solera Gran Reserva. Es el Brandy más longevo. La normativa exige que haya madurado al menos durante tres años pero la realidad es que los Brandy de Jerez Gran Reserva son envejecidos durante períodos mucho más largos a este.

Indicación Geográfica Protegida “Brandy de Jerez”

El Brandy de Jerez se encuentra desde 1989 amparado por la Indicación Geográfica Protegida “Brandy de Jerez”. Su Consejo Regulador fue el primero en España creado para una bebida espirituosa. Está compuesto por representantes de todas las bodegas bajo la Indicación, y se encarga de hacer guardar la calidad superior del Brandy de Jerez. Además, de su labor como garante y regulador, el Consejo también representa y protege la marca “Brandy de Jerez” en el ámbito internacional.

Consumo

El Brandy de Jerez es una bebida con una larga historia. A lo largo de los años se ha utilizado de varias maneras, aunque tradicionalmente se ha consumido solo y en “copa balón”. Este tipo de copas animan a ser sostenidas utilizando la totalidad de la palma de la mano lo cual beneficia a que el Brandy mantenga una temperatura relativamente alta (max. 15º), y con ello, al despliegue de sus aromas. Dicho esto, el Brandy de Jerez es igualmente fantástico cuando se consume a una temperatura más baja. Si se sirve con hielo, se recomienda que los trozos sean muy sólidos para que se diluyan lentamente y con ello prolonguen la experiencia. La temperatura es por tanto un elemento ligado al gusto del consumidor que no debería ser un inconveniente a su consumo.

Además, el Brandy de Jerez es una fantástica opción para aquellos que les gusta preparar cócteles. Aunque existe una gran variedad de opciones y recetas, las más sencillas se basan en la mezcla de Brandy de Jerez con Cola-Cola, zumo de frutas, u otras bebidas refrescantes.

Una de las combinaciones más conocidas, es el tradicionalmente llamado “carajillo”. El “carajillo” consiste en la mezcla de café solo, con Brandy de Jerez. Se puede degustar caliente, o frío con hielo.

El Brandy de Jerez se ha hecho también un hueco en la oferta gastronómica de la provincia dado su sabor y aroma diferenciado del resto de Jereces. Es altamente recomendado degustar una copa de Brandy de Jerez con trozos de queso o chocolate. Además, es un ingrediente excelente para dar un toque especial a platos y postres.

Share: