Jerez-Xérèz-Sherry

El jerez (en inglés sherry, y en francés xérès) es una gama de vinos españoles que se cría principalmente en las ciudades gaditanas de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda. La zona de producción de estos vinos, además de los municipios nombrados, abarca los de Chiclana de la Frontera, Chipiona, Puerto Real, Rota y Trebujena, y Lebrija, este último situado en la provincia de Sevilla. El conjunto geográfico formado por la zona de producción y la zona de crianza del jerez, se conoce con el nombre de Marco de Jerez.

 

Historia

Debido a la larga historia de la provincia de Cádiz, la cual cuenta con más de 3.000 años, largo es también el recorrido de los vinos producidos en el Marco de Jerez. Cádiz es una ciudad fundada por pueblos comerciantes fenicios. Arqueólogos e historiadores coinciden que fueron también estos quienes trajeron las artes y conocimientos necesarios para la elaboración del vino. Es también sabido que el vino producido en la provincia se distribuía y comercializaba a través de todo el Mediterráneo, llegando incluso a las ciudades más influyentes del momento, como lo fue Roma.

 

En el año 711 comenzó la dominación árabe, durante la cual y aún bajo la prohibición del consumo, Jerez siguió siendo un productor importante de vino. Su utilización tuvo principalmente fines medicinales durante tal periodo.

 

Es durante y tras la reconquista a partir de los siglos XII y XIII que el vino de Jerez gozó de un resplandor destacable. Jerez se convirtió en frontera, de ahí su nombre cristiano: Xerez de la Frontera, con el reino nazarí granadino. Los “Sherish” tal que como se conocían debido al nombre árabe de la ciudad, se comercializaban ya en Inglaterra y otros muchos territorios de Europa y el Mediterráneo.

 

Con el descubrimiento y conquista de América, se abrieron nuevos mercados para los vinos jerezanos. Esto propició la transformación de pequeños negocios familiares en grandes empresas, a las que siguieron importantes inversiones de inversores y comerciantes que supieron distinguir el potencial de la industria. Se consiguió la liberalización de los sistemas de producción y comercialización que habían estado bajo el severo control de las asociaciones gremiales, y con la búsqueda de una mejora de la calidad se dió lugar a una de las aportaciones más importantes al vino de Jerez: el sistema de envejecimiento de criaderas y solera.

 

El siglo XIX fue también importante para la industria del vino en la provincia de Cádiz. Fueron varios los empresarios principalmente vascos y de otras partes del norte de España que atraídos por los beneficios y potencial de la industria, viajaron a Cádiz para invertir en lo que se conocía, era un producto gourmet de alta calidad, muy demandado.

 

Aunque a finales del siglo XIX, las viñas jerezanas sufrieron junto con el resto de viñedos europeos el azote de la epidemia filoxérica, un insecto importado de américa que supuso la mayor catástrofe en la historia de la industria vitivinícola, su recuperación fue relativamente rápida en comparación con el resto de Europa. Los años posteriores fueron años de progreso, crecimiento y riqueza para los vinos jerezanos. El mayor escollo que aún perdura, fue el surgimiento de vinos sucedáneos. Esto se ha conseguido paliar en cierta manera con la creación y defensa de la Denominación de Origen Jerez, y su Consejo Regulador.

 

Proceso de Elaboración

Los vinos del Marco de Jerez se elaboran a partir del sistema tradicional de criaderas y solera. Una imagen típica de las bodegas del Marco es mostrar las largas líneas de barricas de tres o cuatro niveles. El sistema de criaderas y solera consiste en la mezcla de caldos de diferente edad. El vino listo para ser consumido se extrae de las botas que reposan sobre el suelo, o solera. La cantidad extraída se sustituye con vino proveniente de las botas de primer nivel o primera criadera. De igual forma estas serán rellenadas con vino proveniente de las botas del siguiente nivel o segunda criaderas, y así sucesivamente. El ciclo genera que se produzca un intercambio muy interesante entre ambos caldos. Los más jóvenes aportan su vigor a los más viejos, mientras que esto son corregidos en sus matices más únicos por los de mayor edad.

 

Denominación de Origen “Jerez-Xérèz-Sherry”

Los vinos elaborados en la región de Jerez, siguiendo los procesos tradicionales y cumpliendo el reglamento impuesto por el Consejo, se encuentran protegidos legalmente por las Denominaciones de Origen “Jerez-Xérèz-Sherry” y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda”. Es imperativo indispensable por lo tanto que los caldos amparados por las Denominaciones tengan como común denominador tanto su origen de crianza como su proceso de de elaboración. A modo de anécdota, la Denominación de Origen “Jerez-Xérèz-Sherry” es además la Denominación de Origen más longeva de España.
El Consejo Regulador está compuesto de bodegueros y viticultores en igual proporción asegurando con ello la paridad y el reconocimiento de los asuntos considerados críticos por los diferentes agentes de la cadena de valor.

 

Las funciones principales del Consejo son tres: el control de la calidad y la certificación de que los vinos producidos y comercializados por las bodegas registradas, reúnen las características necesarias para ser amparados por la Denominación; la defensa de la categoría “Jerez-Xérèz-Sherry” sobre imitaciones que busca el enriquecimiento rápido a través del usurpamiento del carácter diferenciador de la Denominación de Origen y obviando su milenaria historia y características únicas del Marco de Jerez; y la promoción de la marca y producto, así como la divulgación de su historia y valor añadido.

 

Los Vinos de Jerez

El amplio rango de vinos de Jerez permite que todos los paladares queden satisfechos. Desde los sabores más secos hasta los vinos más dulces, los vinos de Jerez tienen siempre una propuesta inmejorable para cualquiera que sea la ocasión o el plato con el que se vaya a acompañar. Los vinos de Jerez se clasifican tradicionalmente en relación a su nivel de alcohol y dulzor en vinos generosos o secos, vinos generosos en licor y en vinos dulces naturales.

Share: